Tres aldeas tuvieron que ser evacuadas al sudoeste de Berlín el viernes ante la proximidad de un inmenso incendio forestal.

Más de 500 personas tuvieron que abandonar sus hogares como resultado de las llamas en Treuenbrietzen, a unos 50 kilómetros (31 millas) en las afueras de Berlín.

“Nuestra prioridad es proteger de las llamas a las aldeas que han sido evacuadas”, dijo a la agencia dpa el legislador local Christian Stein.

“No hemos podido hacer retroceder las llamas, pero ningún edificio ha sido dañado”, añadió.

La policía dijo que parte del problema es que en el bosque todavía están guardadas municiones que datan de la Segunda Guerra Mundial, y que podrían estallar en cualquier momento.

El incendio comenzó el jueves a la tarde. Para la noche tuvieron que ser evacuadas las aldeas de Frohnsdorf, Klausdorf y Tiefenbrunnen.

Durante la noche el humo fue impulsado por los vientos hasta Berlín, donde algunos vecinos tuvieron que cerrar las ventanas y los servicios de emergencia recibieron llamadas de habitantes preocupados.

Cientos de bomberos acudieron a la zona de Treuenbrietzen, talando árboles para evitar que el incendio se siga expandiendo. Empleaban además cañones de agua y helicópteros antiincendios./AP