EL FIN DE LAS SALVAGUARDIAS