LA CRÍSIS DEL IESS EN LÍNEA DEL TIEMPO

¿HAY GARANTÍAS DE QUE EL ESTADO PAGARÁ LA DEUDA AL IESS?
26/06/2017
UNA SEGURIDAD SOCIAL A FUTURO
26/06/2017

3,5 Millones de Ecuatorianos se encuentran afiliados a la Seguridad Social y contribuyen con una cuota mensual para ser beneficiarios de los servicios que esta ofrece. Sin embargo, de uno de esos servicios: el de salud, se benefician 8 millones de personas. Es decir, 4,5 millones de personas son beneficiarias pero no contribuyentes. Las atenciones prestadas a este segmento debe financiarlas el estado por ley.

Varios cambios que se han producido en el IESS durante los últimos años han llevado al fondo de salud al desfinanciamiento. El número de personas que reciben atenciones de salud sin aportar al IESS ha venido incrementando y en el 2016 se eliminó la deuda que el estado mantiene con la institución, por la cobertura de esos servicios, de los balances de la Seguridad Social. El desfinanciamiento del fondo de salud luego afectó al fondo de pensiones del que se tomaron dineros para recapitalizar al primero.

Hoy, ambos fondos atraviesan una crisis existencial. Varios informes actuariales determinan que probablemente no sobrevivan a los próximos diez años ¿Por qué y cómo llegamos a esta situación? Te lo contamos a través de esta línea del tiempo.

CAMBIOS EN EL IESS

2001

Se crea Ley de Seguridad Social y personas con enfermedades catastróficas empiezan a recibir tratamiento en Centros de Salud del IESS. La institución registra contablemente esa atención, que por ley, debe financiar el Estado.

En la Ley se decreta que todas las instituciones tanto públicas como privadas tienen la obligación de afiliar a sus empleados al seguro social, con la finalidad de recibir beneficios como salud y jubilación. Se determina también que para ser beneficiarios de esos servicios, los afiliados al IESS deben aportar a la institución mensualmente con un porcentaje de su sueldo que  se calculará en base a la remuneración recibida.

En el caso de campesinos y pescadores artesanales, afiliados y familiares se beneficiarían de las prestaciones de salud del Seguro Social a cambio de un aporte mensual de solo USD 1,79.

2002

El IESS firma un convenio de derivación de pacientes a clínicas privadas que permite remitir en determinados casos y bajo causas especiales pacientes a centros de salud privada.  


2008

El IESS y el Ministerio de Finanzas Intercambian documentos en los que el Estado reconoce su deuda con la Seguridad Social por concepto de servicios de salud a los jubilados y personas con enfermedades catastróficas.

Se reanudaron los créditos hipotecarios a los afiliados de la institución a través de la creación del BIESS (Banco del Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social).

Se reconoce y empieza a pagar una deuda histórica del Estado con  el IESS por concepto del aporte del 40% de las pensiones anuales que de acuerdo a la ley debía consumarse.


2009

El Directorio del IESS, con Ramiro González a la cabeza crea y remite un  reglamento que ayuda a determinar las atenciones que la Seguridad Social brinda a jubilados y otros beneficiarios de servicios de salud, cuya atención debe cubrir el estado. Este reglamento habría facilitado el pago de la deuda en salud que mantiene el Estado con la Seguridad Social. Sin embargo, el Presidente Rafael Correa nunca lo firmó. El IESS utilizó la ausencia del documento como excusa en el 2016 para decir que la deuda del estado es incuantificable y eliminarla de sus balances.


2010

La Asamblea Nacional aprueba un Proyecto de Reformas a la Ley de Seguridad Social con el que aumenta el monto de la pensión jubilar.

Ramiro González, Presidente del Consejo Directivo del IESS, informó que los hijos de hasta 18 años de edad de los afiliados y afiliadas podrían ser atendidos en las unidades médicas del IESS sin necesidad de aportar a la institución. Según expertos, la falta de financiamiento estatal para subvencionar estos servicios generó un déficit en el seguro de salud que a 2017 asciende a USD 2 800 millones. Deuda que el IESS eliminó de sus balances en el 2016 ocasionando que un informe de Contraloría  llamara la atención a la entidad. Los servicios de salud también se extendieron a cónyuges de afiliados y viudos con un copago mínimo.


2012

El gobierno  reconoce una deuda de USD 1 556 milllones con el IESS. De ese monto apenas el 15%, es decir 238 milllones fueron cancelados en efectivo; otros USD 1 318 millones se cancelarían en títulos valores del Estado.

El IESS trabaja en un seguro de aporte voluntario que permitirá brindar salud extraterritorialmente a los ecuatorianos indocumentados que viven en el exterior pero también a familiares de afiliados dentro del páis. El segundo objetivo del proyecto nunca llegó a consumarse porque poco después un nuevo Directivo de la Seguridad Social, Fernando Cordero, emitió una resolución que dio marcha atrás a lo dispuesto por Ramiro Gonzales en el 2012.


2013

Con las resoluciones CD. 460 y CD. 462 que emitió el Consejo Directivo del IESS, se amplió nuevamente la prestación de servicios de salud a los hijos de los afiliados. Esta vez, se incluyó a personas de 18 a 25 años de edad pero no de forma gratuita, sino con el pago de una prima adicional 1.32% del aporte del padre o madre afiliado.


2014

El Presidente Rafael Correa y el Presidente del Consejo Directivo del IESS, Victor Hugo Villacrés, anuncian que la derivación de pacientes a clínicas privadas con el respaldo financiero del IESS se aplicará únicamente a personas de escasos recursos. Quienes dispongan de los recursos necesarios para pagar atención privada, no serán derivados a clínicas de esa índole con cobertura de la Seguridad Social. Para aplicar la medida, se anunció también la creación de un modelo matemático que identificara al tipo de afiliado de acuerdo a su nivel socio-económico.


2015

La Asamblea Nacional de mayoría oficialista aprueba la Ley de Justicia Laboral en la que se elimina el aporte estatal fijo del (40%) para el fondo de pensiones que históricamente recibía el IESS. Richard Espinosa, Presidente del Directorio del IESS, señaló que la medida se tomó puesto que ya no existía necesidad de que el estado subsidie a una entidad que se autodenomina autónoma y cuyo fondo de pensiones además registra un “superávit”de USD 509 millones. El superávit al que se refirió entonces Espinosa era en realidad el dinero que constaba en el fondo de reserva de pensiones que debe multiplicarse constantemente para financiar las pensiones de jubilados futuros.

La Ley también fijó como monto referencial para el incremento de las pensiones la inflación, anual. Antes, estas podían elevarse hasta en un 16%

A través de la Ley de Justicia laboral se afilió a la Seguridad Social a las amas de casa. Se puso un techo o límite a las utilidades que perciben los miembros de una empresa y se determinó que todo dinero que excediera ese monto se destinaría a financiar la cobertura de las amas de casa.

Richard Espinosa, Presidente del Consejo Directivo del IESS envía una carta al Contralor General del Estado informando que una comisión interinstitucional resolvió que la deuda que mantiene el Estado con la institución es inexistente.

A través de la Resolución CD 501 el Consejo Directivo del IESS resolvió tomar un 4% del monto anual destinado al fondo de pensiones para adjudicarlos al fondo de salud que se encontraba desfinanciado. Esta acción contravino el Artículo 49 de la Ley de Seguridad Social que determina que los cuatro fondos del IESS deben administrarse de manera absolutamente independiente y con ella, la auditora Volsrisk calculó que el fondo de salud podría subsistir hasta el 2020; el de pensiones hasta el 2026.


2016

Se crea la Ley Orgánica que Regula a las Compañías que Realicen Atención Integral en Salud Pre-pagada. Esta  normativa garantiza los derechos de los ciudadanos que contraten servicios y seguros privados de salud. Las compañías deberán cancelar hasta el monto máximo de la cobertura de un contrato en caso de que el beneficiario así lo requiera y además este utilice servicios en las instituciones públicas.

El número de personas afiliadas al IESS decrece. En 2014, el número de afiliados fue de 2’394.000, en 2015 bajó a 2’315.000 y en el 2016 llegó a 2’207.000


2007

La Contraloría General del Estado determinó que  el IESS deberá restituir en sus balances la deuda del Estado en salud por USD 2 527,8 millones que había dado de baja en septiembre del 2016. El Presidente y los miembros del Consejo Directivo del IESS, deberán disponer a la Directora General que proceda a revelar el valor de la deuda del Estado en sus estados financieros. El Ministerio de Finanzas que es quien debe pagar la deuda, anuncia que lo hará una vez que audite los valores y confirme si corresponden o no a la realidad.