FMI y Argentina negocian de forma virtual

0 0
Tiempo de lectura:2 Minutos, 50 Segundos

La misión del Fondo Monetario Internacional que visita Buenos Aires y funcionarios argentinos mantienen de forma virtual sus conversaciones para negociar la refinanciación de una deuda millonaria del país sudamericano luego de que uno de los integrantes del organismo dio positivo a COVID-19.

Las reuniones online proseguían el lunes, informó el ministro argentino de Economía, Martín Guzmán, quien la víspera señaló en su cuenta de Twitter que “todos los que participamos de los encuentros estamos aislados y la agenda de trabajo será virtual”.

Guzmán indicó que se decidió continuar las conversaciones en forma virtual luego de que durante el fin de semana los integrantes de la delegación del Fondo se sometieron a tests y uno de ellos dio positivo. El funcionario no precisó el nombre del infectado.

El diagnóstico obligó a Guzmán y a otros funcionarios del área económica que tuvieron reuniones con el equipo del Fondo a realizarse hisopados y permanecer aislados. El test del ministro de Economía dio negativo.

El titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien también mantuvo encuentros con los miembros del organismo, se realizó a su vez una prueba que ha descartó que esté infectado.

La misión del Fondo está desde la semana pasada en Argentina para negociar con el gobierno de Alberto Fernández la refinanciación de una deuda por unos 44.000 millones de dólares.

Es la segunda vez en el último mes que un equipo del FMI encabezado por la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, visita Buenos Aires para alcanzar un nuevo programa de financiamiento que reemplace al acuerdo por más de 56.000 millones de dólares que el organismo suscribió con el anterior gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) en medio de una fuerte devaluación.

El gobierno buscará acordar un programa de facilidades extendidas para renegociar su deuda que brinda un “periodo de repago del capital en cuotas entre el año cuatro y medio y el año diez”, según explicó Guzmán.

Un sector del oficialismo más cercano a la vicepresidenta y exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) ha pedido a la misión del FMI que el nuevo acuerdo con Argentina no suponga un ajuste que pueda agravar aún más la pobreza en el país, que afecta a más del 40% de la población.

En este sentido, el bloque de senadores del kirchnerista Frente de Todos solicitó al Fondo que “se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas de la Argentina para los próximos años” y considerar un período de espera “para comenzar los pagos anuales a partir de 2025”.