Nueva jornada de marchas masivas en Perú en rechazo al Gobierno transitorio

0 0
Tiempo de lectura:5 Minutos, 26 Segundos

Una nueva jornada de movilización nacional arrancó en Perú con decenas de marchas simultáneas y masivas en todo el país en rechazo al Gobierno transitorio de Manuel Merino, contra el «Congreso usurpador» que destituyó al presidente Martín Vizcarra y la corrupción que destruye la vida política del país.

Sólo en Lima, decenas de miles de personas coparon la céntrica plaza San Martín y marcharon también en diversos distritos de la capital como Miraflores, San Miguel, Los Olivos y La Molina, en una movilización que ya desde temprano amenaza con superar la que el pasado jueves marcó el registro de la más multitudinaria en décadas en la ciudad.

En el quinto día consecutivo de marchas contra Merino y el Gobierno encabezado por el primer ministro Ántero Flores-Aráoz, marcadas por su carácter multitudinario y por la severa represión policial, las movilizaciones de esta jornada servirán para exhibir la fuerza de la oposición al Ejecutivo.

REPRESIÓN

Los ciudadanos, en su mayoría jóvenes y con una marcada presencia de mujeres, han salido a la calle nuevamente sin temor a la represión que ya generó críticas tanto de la Defensoría del Pueblo peruana como de organismos como Amnistía Internacional (AI) o Naciones Unidas.

En la marcha del pasado jueves se reportaron al menos tres heridos por disparo de arma de fuego y varios más a causa de la actuación policial.

El Gobierno transitorio de Merino informó que catorce efectivos policiales tuvieron que ser también atendidos por heridas tras los incidentes de esa jornada.

AI denunció este sábado el «uso excesivo e innecesario de la fuerza» por parte de la Policía Nacional en las manifestaciones de las últimas jornadas, según pudo comprobar a través de las decenas de vídeos que suponen «evidencia contundente de la violencia policial ejercida contra la población que deberían defender».

En esos videos hay evidencia, según AI, de que la policía disparó directamente sobre manifestantes, contraviniendo todos los protocolos oficiales al respecto.

«Debido a la represión violenta de las protestas, esta crisis política está generando una crisis de derechos humanos. Las autoridades deben priorizar la protección de la población sobre cualquier interés político», dijo Marina Navarro, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Perú.

Los organismos internacionales también lamentaron que varios periodistas hayan sido agredidos o heridos durante la represión de las protestas, según reporta la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

El organismo con sede en Miami (EE.UU) denunció que al menos 16 periodistas y fotógrafos fueron atacados por las fuerzas del orden y pidió a las autoridades que investiguen esos hechos de violencia.

PREVENIR Y CURAR

Ante la previsión de que los incidentes se vuelvan a repetir en la jornada de hoy, tanto la Fiscalía peruana como la Defensoría del Pueblo anunciaron el envío de personal para acompañar la marcha y asegurar que no se produzcan excesos.

En ese sentido, la Policía Nacional del Perú (PNP) emitió un comunicado en el que pedía que las movilizaciones se realicen de una forma «pacífica y ordenada» y añadió que acompañará las marchas «salvaguardando la integridad de las mismas durante todo el horario permitido».

«No se tolerarán acciones de violencia que atenten contra la integridad de los manifestantes, ni de los agentes policiales», sostuvo la institución en su nota.

También se han instalado en diversos puntos de la ciudad puntos de asistencia sanitaria a cargo de la Municipalidad de Lima.

«CONSTITUCIONALIDAD»

Antes del inicio de las marchas, el nuevo presidente y su primer ministro salieron a defender la «constitucionalidad» de su Gobierno de transición, que surgió tras un juicio político contra Vizcarra que contó con el apoyo de 105 de los 130 diputados del Congreso.

Respecto a las protestas en las calles, el mandatario, que no se había referido hasta la fecha al tema, indicó que daba su «respaldo a la juventud» que protestaba, si bien interpretó que lo hacían por «su propia preocupación de no haber culminado sus estudios» o haber perdido su trabajo por la pandemia de la covid-19.

Si bien esos temas han sido y son preocupaciones de los jóvenes peruanos, lo cierto es que en las marchas el principal reclamo, de lejos, ha sido la preocupación por la situación de la democracia en el país y subrayar la ilegitimidad del Gobierno de Merino.

«Merino, NO eres mi presidente», «No me representas», «Merino usurpador» o, más crudamente, «Me orino en Merino» han sido los lemas recurrentes todos estos días durante las movilizaciones.

Al mismo tiempo, y siguiendo temas esgrimidos por su Ejecutivo, expresó su rechazo al «caos de forma anárquica» generado, según indicó, por algunos sectores en las manifestaciones de los últimos días, lo que no se iba «a permitir».

A juicio de Merino, el único error cometido por su Gobierno ha sido precisamente en el ámbito de la comunicación, pues no han sabido explicar mejor que «los hechos que estamos viviendo, no son responsabilidad del gobierno de transición» que él encabeza.

EFE