Crean anticuerpos que reconocen células relacionadas con el cáncer

15 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 25 Segundos

Científicos de la Facultad de Química de la Universidad de Sevilla (España), en colaboración con otros expertos nacionales e internacionales, han publicado un estudio en el que afirman que han conseguido generar anticuerpos que reconocen células tumorales humanas, lo que se considera un nuevo avance en la vacuna contra el cáncer.

Estos anticuerpos reconocen específicamente fragmentos de glicoproteínas que se sobreexpresan en las células malignas como consecuencia de alteraciones en el procesado de los carbohidratos, según ha explicado la Universidad.

Los anticuerpos se unen a un fragmento conocido como antígeno Tn, que está formado por una unidad del carbohidrato N-acetilgalactosamina y el aminoácido serina o treonina.

Para conseguir la posible vacuna, se reemplazó la unidad de N-acetilgalactosamina presente en este antígeno por un fragmento de estructura similar, metabólicamente estable, y se preparó un glicopéptido antigénico que se combinó finalmente con una proteína presente en la lapa californiana que amplifica la respuesta inmune.

La lucha contra el cáncer

“Sabíamos que este glicopéptido está sobreexpresado en células tumorales y que nuestro sistema inmune genera anticuerpos naturales. Pero, desafortunadamente, no somos capaces de eliminar completamente el tumor por nosotros mismos», según Carmen Ortiz, investigadora de la Universidad de Sevilla.

«El glicopéptido no natural publicado en este trabajo está diseñado para provocar una respuesta inmune eficaz. Podría utilizarse como vacuna contra el cáncer”, ha añadido Ortiz.

El antígeno Tn es uno de los marcadores de cáncer más extendido entre diferentes tumores, incluyendo cáncer de próstata, de mama o de colon.

La preparación de la vacuna se ha desarrollado en tres fases. Primero se llevó a cabo la síntesis del compuesto análogo al carbohidrato presente en el antígeno Tn, en concreto un derivado de sp2 iminoazúcar.

Luego se incorporó el iminoazúcar en una cadena peptídica utilizando un sintetizador automático de péptidos. Por último, se combinó con la proteína KLH presente en la lapa californiana mediante métodos químicos.

Una vez preparada la vacuna, se inyectó en ratones durante un periodo de ocho semanas para inmunizarlos, y tras esta etapa, se aislaron los anticuerpos del suero sanguíneo de los animales, se purificaron y se confirmó que reconocían eficazmente células tumorales humanas.

Siguientes pasos

El siguiente paso para avanzar a estudios preclínicos requiere la preparación a mayor escala de la vacuna. Posteriormente la realización de experimentos que demuestren su eficacia en tumores humanos implantados en animales.

“Todos somos conscientes que el desarrollo de una vacuna requiere un periodo de tiempo relativamente largo. Así se intenta garantizar su seguridad, que en condiciones normales es como mínimo de cinco años”, hace hincapié esta investigadora.

El artículo nace de un trabajo multicolaborativo con investigadores de la Universidad de La Rioja, Universidad de Zaragoza, CIC BioGUNE y CSIC. También participan centros extranjeros (Universidad de Lisboa, Universidad de Cambridge, Universidad Hokkaido y Universidad de Copenhague). EFE

Sars-Cov-2 podría entrar al cerebro a través de la nariz.