En ausencia, Natalia Lafourcade triunfa en los Latin Grammy

1 0
Tiempo de lectura:8 Minutos, 25 Segundos

Un año después de que Rosalía hizo historia como la primera solista femenina en llevarse el máximo galardón en los Latin Grammy en 13 años, Natalia Lafourcade siguió sus pasos y triunfó en la gala del 2020.

La cantautora mexicana ganó el premio al álbum del año — una categoría dominada por los hombres — el jueves por la noche por “Un canto por México, Vol. 1”. En total recibió tres galardones, empatando con Carlos Vives y Rosalía, al llevarse también mejor canción alternativa por “En cantos”, con iLe; y mejor canción regional mexicana por “Mi religión”.

Pero no estuvo presente en la ceremonia, que se transmitió en vivo por Univision desde el AmericanAirlines Arena de Miami e incluyó numerosas actuaciones, muchas de ellas pregrabadas debido a la pandemia de coronavirus. No hubo público en vivo ni alfombra roja, y algunos músicos de orquesta y bailarines usaron tapabocas en el escenario.

Rosalía ganó sus premios durante la Premiere de los Latin Grammy (un evento previo no televisado en el que se reparten la mayoría de los galardones), incluyendo mejor canción urbana y mejor fusión/interpretación urbana por su éxito con Ozuna “Yo x ti, tu x mí”, además de mejor video versión corta por “TKN” con Travis Scott. Antes de que la estrella española ganara el premio al álbum del año en 2019, Shakira era la última solista femenina en lograr la hazaña, en 2006, con “Fijación Oral Vol. 1”.

Residente, el artista más laureado en la historia de los Latin Grammy, sumó a su lista dos gramófonos más que incluyeron canción del año por su emotiva “René”, además de mejor canción de rap/hip hop por “Antes que el mundo se acabe”. Al aceptar el premio a la canción del año, el músico puertorriqueño señaló que “el arte no se hizo para hacer historia o establecer récords”.

“Estas no son las olimpiadas. Los números, los seguidores en Instagram, los views en YouTube, no definen el arte tampoco. El arte para mí está hecho para que seamos reflejo de todo lo que nos afecta, está hecho para hacernos sentir libres y digamos lo que sentimos sin miedo, aunque nos cueste la vida”, dijo. “Nosotros como artistas debemos sentirnos incómodos para obligarnos diariamente a innovar y ser creativos… Esta canción la hice sin miedo a ser vulnerable frente a ustedes”.

Tras conseguir el premio a la grabación del año en 2019 por “Mi persona favorita” con Camila Cabello, Alejandro Sanz volvió a llevárselo por “Contigo”, un homenaje a Joaquín Sabina. El astro español tampoco estuvo presente.

Fito Páez fue otro doble ganador el jueves. El músico argentino obtuvo los premios al mejor álbum y canción de pop/rock por “La conquista del espacio” y “La canción de las bestias”, respectivamente

Pero los artistas que parecían destinados a hacer historia tras recibir 13 y nueve nominaciones cada uno — J Balvin y Bad Bunny — se fueron tan sólo con un premio cada uno. Bad Bunny ganó mejor interpretación de reggaetón por “Yo perreo sola”, y Balvin mejor álbum de música urbana por “Colores”.

“El mundo lo que necesita es colores en este momento”, dijo al aceptar el premio.

En esta edición los astros del reggaetón y el trap, que dominan las listas de popularidad pero que se han relegado mayormente a los apartados urbanos, lograron figurar en las categorías principales un año después de reclamar su ausencia y encabezaban la lista general de nominados. Sin embargo, los Latin Grammy siguieron siendo unos premios diversos y no necesariamente guiados por las listas de popularidad: “Contigo”, de Sanz, ni siquiera tiene un video musical oficial.

Pero sí tuvieron actuaciones estelares en la ceremonia. Balvin interpretó “Rojo” bajo una escultura gigante de dos manos unidas en oración mientras en una pantalla al fondo se veían imágenes de sucesos recientes, incluidos George Floyd y el movimiento Black Lives Matter. El artista estaba vestido todo de blanco y, hacia el final de la canción, apareció en su pecho un corazón de tinta roja que chorreaba como sangre.

Bunny cantó desde San Juan “Bichiyal” y “Si veo a tu mamá”, esta última en un colorido escenario acompañado de músicos mayores. También actuaron los nominados del género urbano Karol G y Anuel AA, así como Sebastián Yatra a dúo con Guaynaa.

El codiciado honor al mejor nuevo artista fue para Mike Bahía, el emergente intérprete de música tropical y urbana cuyos éxitos incluyen “Cuenta conmigo”, “Detente” con Danny Ocean y “Esta noche” con Greeicy, quien es su pareja sentimental.

“Tengo que agradecer a la música por llegar a mis oídos un día en el colegio y enamorarme y definitivamente volverme loco por ella”, dijo Bahía antes de agradecerle a Greeicy, “una mujer que llegó a cambiarme la manera de ver la vida y mi vida”.

Carlos Vives ganó los premios al mejor álbum contemporáneo/fusión tropical por “Cumbiana”, mejor canción tropical por “Canción para Rubén”, con Rubén Blades; y mejor video musical versión larga por su documental “El mundo perdido de Cumbiana”.

Ricky Martin recibió el Latin Grammy al mejor álbum vocal pop por su EP “Pausa”. Y Camilo, en su debut en los Latin Grammy con seis nominaciones, ganó mejor canción de pop por “Tutu”, con Pedro Capó.

“Qué fuerte esto, Dios me reconoce en público porque yo lo busco a él en lo privado y en lo secreto”, dijo el joven cantante colombiano, quien agradeció el apoyo de sus padres y su hermana, así como de su esposa Evaluna Montaner y su familia política.

Chiquis se llevó el premio al mejor álbum de música banda por “Playlist”. Era la única mujer postulada en la categoría y lo recibió emocionada de manera remota.

“Esto va para ti, para la gente”, dijo tratando de contener las lágrimas. “Si alguna vez te han dicho que no puedes, que no debes, que nunca vas a lograr el éxito, yo estoy aquí para decirte que sí se puede, con dedicación, con disciplina, con fe. Con Dios todo, sin él nada”.

La ceremonia de los Latin Grammy, en su 21ra edición, tuvo como tema “La música nos humaniza”.

En un homenaje a los trabajadores de los servicios de emergencia, Pitbull interpretó “I Believe That We Will Win” junto a trabajadores de primera línea, algunos de los cuales tocaron instrumentos o cantaron coros. El cantante cubano lanzó el energético tema a principios de año durante la pandemia para animar a otros.

“Ellos soñaron con ser estrellas de rock y tocar en estadios llenos, ellos representan a un gran grupo de individuos alrededor del mundo que día tras día sacrifican sus vidas por un mundo más seguro”, dijo Pitbull antes de su actuación.

Karol G, quien tenía cuatro nominaciones pero se fue con las manos vacías, interpretó sola su éxito “Tusa” con Nicki Minaj, a quien saludó durante su actuación. Su prometido, el rapero y cantante Boricua Anuel AA, contaba con siete nominaciones y también actuó en la ceremonia, pero igualmente no se llevó ningún premio.

Lin-Manuel Miranda inauguró los Latin Grammy diciendo, en una mezcla de inglés y español, que la música latina nos une y nos hace más humanos. “Esta es nuestra noche”, agregó.

De inmediato empezó la ceremonia con una interpretación del clásico “El cantante” del difunto salsero Héctor Lavoe en las voces de Ricardo Montaner, Víctor Manuelle, Jesús Navarro, Ivy Queen, Rauw Alejandro y Sergio George.

Los Latin Grammy fueron conducidos por la actriz nominada al Oscar Yalitza Aparicio, la actriz y cantante Ana Brenda Contreras y el salsero Víctor Manuelle, quien reemplazó al cantante Carlos Rivera tras éste retirarse porque estuvo expuesto al coronavirus.