Histórica misión de la NASA y SpaceX despega rumbo a la EEI

0 0
Tiempo de lectura:2 Minutos, 28 Segundos

Un cohete Falcon 9 que transporta la cápsula Dragon con cuatro astronautas en su interior despegó con éxito este domingo rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) desde el Centro Espacial Kenndy, en Florida (EEUU), y a la hora prevista (0,27 GMT del lunes), un hito para la NASA y la compañía privada Spacex de cara a sus futuras misiones espaciales.

La cápsula, bautizada como Resilience para esta misión y que deberá llegar a la EEI poco antes de la medianoche del lunes, es la primera misión tripulada que es operada por la compañía de Elon Musk y la agencia aeroespacial de EEUU que sale desde suelo estadounidense.

La misión debió postergarse un día, estaba prevista para el sábado, debido al mal tiempo que ha generado la tormenta tropical Eta.

Según señalaron los directivos de la misión, las condiciones meteorológicas no ofrecían garantías para que la plataforma que debe recibir al cohete Falcon 9 llegara a su posición en el Océano Atlántico.

Está previsto que una parte del cohete sea usado nuevamente en la próxima misión tripulada a la estación espacial de la NASA y SpaceX, a efectuarse en marzo.

A su turno, Steve Stich, del Programa de Tripulación Comercial de la NASA, señaló que la primera etapa del cohete Falcon 9 que se usará en el vuelo de la misión Crew-1 será reutilizada para «la misión Crew-2 que se avecina en la primavera». 

A bordo de la cápsula viajan una astronauta de la agencia espacial de EE.UU., Shannon Walker, y dos colegas varones, Michael Hopkins y Victor Glover, además del astronauta japonés Soichi Noguchi, los cuales serán recibidos en la EEI por Kate Rubins, de la NASA, y los rusos Sergey Ryzhikov y Sergey Kud-Sverchkov.

Los cuatro astronautas están desde hace días en el Centro Espacial Kennedy y el jueves subieron a la nave para una serie de pruebas antes del lanzamiento. 

Esta es la primera de las al menos seis misiones que SpaceX realizará a la EEI en razón de un contrato de 2.600 millones de dólares firmado con la NASA en 2014, y que incluye vuelos tripulados y otros de carga.