CIA desclasificó cientos de documentos sobre ovnis

1 0
Tiempo de lectura:2 Minutos, 16 Segundos

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) desclasificó cientos de documentos relacionados sobre ovnis de décadas de investigación y pueden ser descargados por el público general.

La publicación de estos documentos se enmarca dentro de la Ley de Autorización de Inteligencia para 2021. En ella se incluye una pequeña cláusula que obligaba a los jefes de inteligencia a presentar un informe sobre estos sucesos en los 180 días posteriores a su investigación.

Además pide identificar posibles «amenazas aeroespaciales o afines, precisando si dicha actividad podría estar relacionada con uno o más adversarios extranjeros».

La organización The Black Vault, que lleva trabajando desde 1996 para acceder a esta información, consiguió recopilarlos en prácticos documentos y está disponible para descargar.

https://twitter.com/blackvaultcom/status/1347535280178302981

DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS

La nueva divulgación suman más de 2 700 páginas de documentos escaneados sobre Fenómenos Aéreos No Identificados (UAP, por sus siglas en inglés); término utilizado por el Gobierno de Estados Unidos para los ovnis.

El archivo contiene los más diversos materiales. Entre ellos, testimonio de personas que aseguran haber visto explosiones de fuego en el cielo salidas de la nada, apariciones de cráteres sin explicación; e incluso una disputa de un fugitivo bosnio con un presunto contacto extraterrestre.

Algunos de los documentos datan de finales de la década de 1970 y principios de 1980. Y, según el fundador de The Black Vault, John Greenewald Jr., ha sido extremadamente difícil conseguir que fueran desclasificados.

The Black Vault señala que la CIA afirma que allí están todos sus documentos sobre ovnis. Sin embargo, según el fundador de The Balck Vault no hay forma de verificarlos pues existe la posibilidad de que otros documentos pueden estar ahí.

“La CIA ha hecho que sea increíblemente difícil usar sus registros de manera razonable. Ofrecen un formato que está muy desactualizado (…) que creo que pretenden que la gente use como herramienta de “búsqueda”. En mi opinión, este formato desactualizado hace que sea muy difícil para las personas ver los documentos y usarlos para cualquier propósito de investigación», dice Greenewald.