El hijo perdido de Pablo Escobar

0 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 49 Segundos

El nombre de su madre identificada como María Luisa Sendoya y el de su padre, Pablo Emilio Escobar Gaviria,

El narcotraficante más poderoso de Colombia, la siguiente es la historia del hijo secreto del Patrón del Mal.

Patrick Witcomb; un ciudadano inglés y agente del servicio secreto británico M16 fue enviado a Colombia en 1959 para colaborar en una misión secreta con un agente de la CIA estadounidense.

El trabajo de Witcomb, que duró más de 25 años, consistía en rastrear el dinero que se estaba perdiendo del sistema bancario.

Años más tarde, mientras el agente británico era parte de un operativo, se dio una fuerte balacera; entre los bandidos se encontraba un joven de 16 años llamado Pablo Escobar.

Su novia María Luisa de 14 y un niño. Escobar logró huir, la mujer murió en el tiroteo y su hijo de aproximadamente un año quedó a la deriva.

El menor se llamaba Roberto Sendoya Escobar y fue rescatado por el agente del M16. 

Posteriormente, junto a su esposa, decidieron adoptarlo y lo llamaron Philip Patrick Witcomb.  

Una historia de película y al parecer bastante real al menos hasta aquí… 

Roberto; o mejor dicho, Philip vivió en su país natal hasta los 9 años rodeado de lujos y mucha seguridad.  

El tiempo pasaba y Escobar ya se había convertido en el capo de los capos.  

Se dice que para 1975 se enteró que su hijo no había muerto en la balacera e intentó recuperarlo a toda costa sin ningún éxito.  

Fue entonces cuando los padres adoptivos de Phillip, decidieron sacarlo del país.   Lo enviaron a un internado en Inglaterra mientras los padres seguirían en Colombia.  

Allí creció y se educó; se comunicaban frecuentemente con él y se re encontraba en fechas especiales, en cualquiera de los dos destinos…

Según Sendoya durante su niñez y sin saber los lazos familiares que existían, visitó varias veces Medellín y vio al líder del cartel junto a su padre adoptivo, pues la misión secreta continuaba.  

Roberto también ha declarado que siempre le han perseguido leves recuerdos relacionados con el tiroteo y uno en especial; de una mujer vestida de rojo cayendo al suelo.

Con el paso de los años, el colombiano radicado en el Reino Unido y con una nueva identidad estudió arte, se casó e hizo una vida normal.  

En 1989, mientras vivía en Mallorca, recibió una llamada de su padre, el ex agente del servicio secreto, algo que hasta entonces Phillip desconocía.   Debía reunirse con él para conversar de algo importante.

Al reunirse con su padre, éste le reveló que sus verdaderos progenitores eran de Colombia y le mostró su partida de nacimiento en la que constaba su fecha de nacimiento.

Su verdadero nombre, Roberto Sendoya Escobar, y los de sus padres biológicos, María Luisa Sendoya y Pablo Escobar.

Supuestamente, cuando Roberto nació, Escobar era un simple bandido que trataba de sobresalir en el mundo criminal y había embarazado a la adolescente que murió aquel día.

Después de aquella confesión, vinieron más conversaciones y recuerdos como que por algunas ocasiones acompañó a su padre a reunirse con Pablo Escobar en Medellín y también en Madrid.

Como eran otros tiempos; Philip desconocía la fama de su supuesto progenitor, pero su padre adoptivo se encargó de contarle todos los detalles.

Más videos en : https://americavive.online/

También puedes ver: https://www.teleamazonas.com/la-casa-de-diego-armando-maradona/