Neymar alista una gran fiesta privada para recibir el 2021

0 2
Tiempo de lectura:2 Minutos, 48 Segundos

Una mansión próxima al mar y con hangar propio en el balneario brasileño de Mangatatiba, será el escenario de una polémica fiesta de Año Nuevo organizada por Neymar.

La Alcaldía de Mangaratiba, en el litoral sur de Río de Janeiro, indicó este miércoles que no recibió notificación oficial sobre la realización del evento.

Mangaratiba mantiene controles sanitarios a través de barreras que impiden las llegada de turistas por vía terrestre a ciertos puntos del municipio. Los residentes locales solo pueden movilizarse bajo estricto cumplimiento de controles previos de medición de temperatura y uso de mascarillas.

No obstante, los invitados de Neymar, como relataron algunos habitantes de la ciudad a la prensa, burlan las barreras sanitarias impuestas. Así, comienzan a llegar en aviones particulares y helicópteros.

«Es un asunto de responsabilidad social y de sentido común del ciudadano ante la pandemia», afirmó la administración municipal en un comunicado.

El alcalde, Alan Bombeiro, manifestó que por tratarse de un evento en propiedad privada no podía intervenir para suspenderlo.

El MINISTERIO PÚBLICO ESTÁ ATENTO

El Ministerio Público de Río de Janeiro informó que analiza las peticiones para impedir la fiesta con el fin de adoptar «las medidas eventualmente procedentes».

La Defensa Civil regional, por su parte, indicó que notificará a las unidades residenciales, incluida la que alberga la residencia veraniega de Neymar, sobre el cumplimiento de las normas decretadas para celebraciones particulares, que exigen una presencia máxima del 50% de la capacidad y protocolos de distanciamiento e higiene.

Para la realización de la fiesta, Neymar compró un hangar desactivado del Club Aéreo Rural Bom Jardim contiguo a la unidad residencial campestre.

La organización de la fiesta indicó que son 150 invitados que cumplirán los protocolos sanitarios exigidos, pero sin citar al futbolista en su nota de prensa.

Según O Globo de Río de Janeiro, la fiesta sería para 500 invitados y costaría unos 800.000 dólares. Está prevista la participación de reconocidos cantantes como Alexandre Pires, MC Kevinho y el grupo Jeito Moleque, entre otros.

La fiesta de despedida de año de Neymar causó polémica en Brasil, uno de los países más castigados por la emergencia sanitaria.

Según los datos más recientes del Ministerio de Salud, Brasil acumula ya más de 192.000 muertos y 7,5 millones de infectados por el Sars-CoV-2. EFE

El diseñador francés Pierre Cardin falleció a los 98 años